VIENE DE LEER MÁS Para las entidades financieras la TAE es un corsé que les limita aplicar cargos y recargos y por el desconocimiento de los deudores los siguen aplicando. La desviación entre la TAE fijada en la escritura y la que realmente se aplica es motivo de reclamación ya que evidencia que se está pagando más de lo acordado.